CRISIS EN EL FUTBOL CHILENO. «Violencia sin Consecuencias: La Ineficacia de Pamela Venegas en la Protección de Eventos Masivos»

En medio de la constante marea de violencia y caos que ha envuelto los estadios de fútbol chilenos en los últimos tiempos, una figura clave ha quedado en entredicho: Pamela Venegas, la encargada nacional de Estadio Seguro. Su incapacidad para controlar la ola de violencia y el ingreso de artículos no permitidos ha planteado serias dudas sobre su liderazgo y capacidad para gestionar la seguridad en los recintos deportivos del país.

Los eventos recientes, desde la suspensión del clásico universitario en 2023 debido a disturbios hasta la amenaza de muerte por parte de hinchas de Colo-Colo a Santiago Wanderers en Valparaíso en 2022, han evidenciado una situación alarmante que clama por una respuesta efectiva. A pesar de estos acontecimientos, es sorprendente ver cómo la gestión de Paola Venegas sigue sin enfrentar medidas contundentes para garantizar la seguridad de los espectáculos deportivos.

La serie de incidentes lamentables que han plagado los estadios chilenos no solo resalta la falta de control en el ámbito deportivo, sino que también pinta un sombrío panorama que no puede ser ignorado por más tiempo. En medio de esta constante marea de violencia y caos, la figura de Paola Venegas como coordinadora principal de Estadio Seguro ha sido incapaz de garantizar la seguridad en los eventos masivos.

Mientras la violencia en los estadios chilenos acapara los titulares y genera indignación en la opinión pública, una figura clave en la seguridad de eventos masivos, Paola Venegas, ha permanecido en el centro de la tormenta. Sin embargo, no se trata solo de los incidentes que llegan a los medios; también se debe considerar la alarmante cantidad de incidentes silenciosos que no son registrados y que también forman parte de su responsabilidad como coordinadora principal.

La respuesta de la barra de la UC a lo sucedido en Valparaíso subraya la desconexión entre las autoridades y los hinchas. A medida que la violencia se arraiga en los estadios, las barras bravas se sienten compelidas a hablar, y su declaración resalta un problema mayor: la falta de una estrategia efectiva para garantizar la seguridad de todos los involucrados. La respuesta de la barra también evidencia la falta de transparencia y comunicación entre las partes involucradas en el fútbol chileno.

La amenaza de muerte por parte de hinchas de Colo-Colo a Santiago Wanderers en Valparaíso, que ocurrió en octubre de 2022, demuestra que la violencia no solo es un problema localizado en un equipo o una ciudad. La extensión de estos problemas a regiones que solían disfrutar del fútbol como un evento familiar y tranquilo es un claro indicador de la creciente inseguridad en todo el país. La gestión de Paola Venegas no solo ha fallado en contener la violencia en Santiago, sino que también ha permitido que esta se propague a lugares que alguna vez fueron inmunes a estos problemas.

Es un buen momento para compartir esta Noticia:
Scroll al inicio